Empresas de construcción de viviendas

Industrialización de las empresas de construcción de viviendas

En líneas generales, el sector de la construcción es conservador y tradicional. Mientras el mundo avanza a pasos agigantados en el uso de las Nuevas Tecnologías, todavía muchas empresas de construcción de viviendas siguen aplicando metodologías y sistemas del siglo pasado. Se ha avanzado mucho en la calidad de los materiales, en el uso de energías alternativas, pero muy poco en lo que se refiere al proceso constructivo en sí.

Sin embargo, el nuevo escenario económico en el que nos encontramos, con una reactivación del sector inmobiliario en España, nos lleva sin lugar a dudas hacia una industrialización progresiva de la construcción, a la que se van sumando promotores y empresas de construcción de vivienda que quieren aportar como valor diferencial la industrialización de su producto. Eso les permite, por un lado, sacar al mercado viviendas con unos niveles superiores a los que aporta una obra convencional, y por otro, reducir los plazos de ejecución de sus promociones, una de las principales demandas de los clientes de obra nueva.

Ventajas para las empresas de construcción de viviendas

  • Simplifica el proceso constructivo, sobre todo en lo que se refiere a la estructura. Con sistemas como Sismo Spain, el cerramiento, forjado y cubiertas de un edificio se realizan fácilmente, ensamblando los módulos Sismo como si se tratase de una maqueta.
  • Mejora la calidad estructural de las viviendas. A diferencia de la construcción tradicional, un sistema industrializado como Sismo ofrece una estructura monolítica que resiste mejor ante movimientos del terrero, de forma que evita la posterior aparición de grietas en las fachadas.
  • Se gana en flexibilidad de diseños. Cubiertas curvas, formas onduladas… Los sistemas constructivos como Sismo permiten mayor libertad a los arquitectos a la hora de diseñar edificios o viviendas unifamiliares, ya que permite una total adaptabilidad y personalización.
  • Mejora los plazos de ejecución. Una de las mayores ventajas para las empresas de construcción de viviendas es la reducción de los tiempos de construcción. Parte del proceso constructivo se realiza en fábrica, por lo que se reduce el trabajo dentro de la obra.
  • Se produce un menor impacto medioambiental y se incrementa la sostenibilidad de las viviendas. Los residuos en obra se reducen considerablemente al trabajar con sistemas industrializados; en el caso de Sismo, se mejora la sostenibilidad de las viviendas, gracias a que ofrece una envolvente perfecta, que elimina los puentes térmicos, lo que las dota de altos niveles de eficiencia energética.
  • Se reducen los costes de construcción y se mejora la rentabilidad. Incorporar un sistema de construcción industrializada como Sismo a un proyecto supone una inversión, pero sin duda, el ahorro económico en costes de obra mejorará la rentabilidad del mismo.

La industrialización de la construcción, reto de promotores y constructores

Cada vez son más los promotores, constructores y técnicos en general que coinciden en que el futuro de la construcción pasa por su progresiva industrialización.

Tanto las medianas como las grandes constructoras o promotores pueden y deben estar preparados para adoptar sistemas constructivos a sus procedimientos habituales.

En Sismo Spain aportamos formación a los empleados de las empresas de construcción de vivienda para su correcta adaptación a los nuevos procedimientos que requiere nuestro sistema industrializado.

Share this post