llega el invierno

Llega el invierno, ¿tu vivienda está preparada?

Winter Comes
Cuando el Invierno llega a España es necesario calentar las viviendas durante todo el día, lo que conlleva un gasto extra muy importante.
El 85% de las viviendas en España no cuentan con el aislamiento necesario contra el frío, el calor y el ruido.
Lamentablemente, hace ya varios años que muchos proyectistas olvidaron una de sus obligaciones fundamentales: proporcionar a los usuarios de sus edificios el máximo confort con el mínimo gasto energético.

llega el invierno

Las viviendas realizadas hasta 2013 no conservan sus temperaturas interiores y se ven afectadas en exceso por las temperaturas exteriores. Por ello necesitamos muchas horas para mantener el fresco en verano y el calor en invierno.
Luchar contra el frío, incluso en zonas de montaña, puede hacerse con tan sólo pensar un poco y por un precio más que razonable.
Llevamos 70 años tirando literalmente nuestro dinero, calentando el aire de las ciudades, sin obtener beneficio alguno gracias a estos malos aislamientos.

La tecnología debe reducir un 90% la energía que necesitamos en los edificios.
Ahorrar energía es ahorrar dinero.

llega el invierno

Los ciudadanos deben enterarse e insistir en el cambio: todos podríamos ahorrar cantidades ingentes de dinero. Los edificios nuevos deben estar construidos con envolventes exteriores absolutamente aislantes. Esto es posible con varios materiales y con varios sistemas como Sismo.
En reformas, cambiar las carpinterías con vidrios de calidad y añadir un trasdosado de pladur con lana de roca, no supone un coste excesivo y si reducirá y mucho el consumo de una vivienda, aunque nunca será una solución perfecta.

Un edificio bien aislado puede eliminar hasta un 80% del gasto en calefacción. Si además de la envolvente tiene un diseño preparado según la estacionalidad en el que se garantiza un óptimo aporte calorífico, podremos maximizarlo en invierno y minimizarlo en verano.
Deben utilizarse vidrios dobles y de baja emisividad, con muy baja transmitancia térmica. Y si añadimos un sistema de renovación de aire, la demanda de calefacción es mínima; las instalaciones para ello costarán y consumirán muy poco, consiguiendo un ahorro máximo.

En Sismo estudiamos cualquier proyecto y nos adaptamos las necesidades de la zona climática de estudio con la mayor rentabilidad